La cura resulta más mala que la enfermedad, dicen los porcicultores

Hoy desperté de lo que parecía ser un sueño futurista producto del bombardeo mediático de ayer acerca de la gripe porcina y pensé inmediatamente: el chicharrón y la chunchurria deben estar pero bien baratos oiga.

Para comprobar dicha aseveración precipitada realice una serie de llamadas a diferentes carnicerías de la ciudad. 15 en total fue el número mágico que me reveló,  lo que ya desde mi sueño de habitantes con tapabocas inserto, presentía.

Y es que deben andar pero aburridos los porcicultores con esto de la gripe, los cual reclaman a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que el nombre utilizado para denominar el virus les ha traído más desastres que la misma pandemia inminente en sí.

Algunos carniceros de Medellín como don Diego Raúl Pineda afirman que algunos de sus clientes habituales lo miran con  extrañeza, como si hablar de chorizo o jamón fuera delito capital. “desde hace unos días las cosas han bajado mucho. Todo lo que tiene que ver con cualquier parte del animalito la gente inmediatamente, si no lo rechaza de primera por lo menos tratan de mirarme a ver qué cara pongo y se quedan pensando”.

Desde hace cinco días los porcicultores colombianos se quejan  de las pérdidas que ascienden a  cerca de 3.000 millones de pesos  a raíz del temor que ha generado la gripa porcina. La Asociación Colombiana de Porcicultores explicó ayer que el pánico que ha generado la gripa porcina ha dejado pérdidas para este mercado.

Mejor dicho comer productos venidos del verraco parece que se convirtió en todo un acto de suicidio, explica María Elena Palacio administradora de una carnicería en el centro de la ciudad “las ventas de productos porcinos han caído de manera abismal, a nosotros ya nos empiezan a ver como si estuviéramos vendiendo virus en bolsas negras y hasta alguna gente me ha reclamado con insistencia que utilice el tapabocas hasta para dar la devuelta”.

Mientras que el rechazo al producto cada vez cobra más vigencia, parece inversamente proporcional al aumento indiscriminado de tapabocas y elementos desechables para el manejo higiénico de la situación.  A este paso costará más morirse de hambre con un tapabocas, que ya bordea los 3000 pesos en algunos establecimientos farmacéuticos, que disfrutar de unas sabrosas costillas de cerdo fritas con papa y champiñones en el seno del hogar.

La patóloga Marisol Henao de la Sede de Investigación Universitaria (SIU) explica que para Colombia sería una situación delicada, si llegase el virus a filtrarse, ya que debido al cuadro clínico que se presenta con la enfermedad es difícil su detección en los primeros 6 días de progreso del virus, ya que es muy similar a una gripe normal. Pasada esta etapa es donde el virus actúa con más agresividad y donde se empieza a ver los verdaderos síntomas mortales.

Henao aclara también que el virus de la influenza porcina no se transmite por consumir productos provenientes del cerdo.  “Usted no puede contraer influenza porcina por comer carne de cerdo o sus productos derivados (…) si se cocina la carne de cerdo a una temperatura interna de aproximadamente 71° C, se eliminan todo rastro de este tipo de agentes virales  de la influenza porcina, como también otro tipo bacterias y virus de alto riesgo”.

De las 15 carnicerías que consulte vía telefónica 15 reportaron bajas considerables en sus ventas de productos porcinos, 13 de ellas exigen a sus empleados el uso de mascarilla y en solo un caso telefónico la persona que me atendió no tenía ni idea de lo que le estaba hablando. Eso por supuesto contaría como caso numero 16.

Diego Palacio, El Ministro de Protección Social, explicó que el Gobierno importará 200.000 dosis de antivirales más para detener la propagación de la gripa, es decir, que a 426.000 ascienden los antivirales que hacen parte del stock para atender a la población colombiana frente a la propagación del virus.

El Consejo Gremial Nacional y la Asociación Nacional de Industriales (Andi) están de acuerdo que de presentarse brotes de la influenza porcina en nuestro territorio, tendría  consecuencias en diferentes ámbitos del turismo, el entretenimiento, los deportes, las actividades religiosas y a nivel gubernamental y de relaciones exteriores.

Dicen que a cada marrano le llega su domingo, pero sería irónico pensar que esto sucediera a sectores comerciales dedicados a vivir precisamente de esta clase de productos, para los que la pandemia deja un cuadro clínico que no es muy alentador ya que no se transmite vía aérea sino vía mental de la mano del desconocimiento y la ignorancia.

Published in: on abril 30, 2009 at 11:55 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jorgearbolex.wordpress.com/2009/04/30/la-cura-resulta-mas-mala-que-la-enfermedad-dicen-los-porcicultores/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: